Ver Mensaje Individual
Antiguo 04-12-2013, 11:22:41   #1127
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.050
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Hace tanto tiempo que no me aparezco por estos lares que tuve que ir a buscar el thread (cómo se le dice a esta cosa en español?) en la segunda página.

Bueno… han pasado unas largas semanas y no me he detenido a pintar más monos con esta historia. Tuve visitas, tomé unas cortas vacaciones, y estoy con un problema de salud que me impide proseguir con los trabajos de restauración de la Merkabah, al menos por ahora.

Quedamos en que estaba desarmando los muñones de dirección, no? Bueno, luego de otro poco de maniobras también salió el brazo de dirección superior y oh, sorpresa… había algo parecido a aceite adentro! El pasador estaba lubricado! No preguntemos el año de expiración marcado en el envase del aceite, eso sí.




Pero desgraciadamente el tiempo y el óxido habían hecho su obra y tanto los pasadores como los bujes no se movieron ni una micra y no hubo caso de sacar el muñón, bloqueado al igual que el del lado derecho.

Las alternativas para sacar los pasadores y los bujes eran varias pero había que preocuparse de preservarlos en caso de que no consiguiera los repuestos a tiempo para mover el camión a otro lado, o sea, no se podían sacar aún ya que estaban tan pegados que cualquier maniobra dejaría su huella.

Un río de sueltapernos les cayó encima a los pivotes, esperando que ayudara en algo pero, como dije antes, sin mucha fe. Arreglé las cosas y me fui a casa, solo. Ya todos se habían marchado.

El vendedor de Kaufmann, como nunca, respondió al correo pocos minutos después de haberle solicitado la cotización de los juegos de reparación de los pivotes y bujes. Como nunca también se me cayó el culo con el precio, sin IVA, of course. Solicité ayuda a un par de distribuidores alternativos nacionales sin mucho resultado y a un contacto en Alemania, y solo me quedó esperar a que me contestara.

Llegó la tarde y partí al taller con la idea de pasármela alegremente lavando piezas, y así fue. Una lata en realidad, especialmente los cubos y las mazas, llenas de aceite viejo y mugre pegados y duros. Quedé medio volado pero avancé al menos otro poco.





Lo que siguió fue otra tarde lavando piezas con gasolina; esta vez fueron las calaveras con el brazo de soporte del pulmón de freno. Solo me dediqué a ellas y una vez di por terminado el lavado ya no me quedó tiempo para hacer más.

Mi contacto en Alemania (Bond… Pairobond) me respondió que estaba en una capacitación y no me podría averiguar nada hasta mediados de la semana siguiente, pero al menos ya sabía que me podría ayudar.

Otra buena noticia fue el envío, por fin, del kit de control de inflado y desinflado de neumáticos de René Larraguibel desde Francia. Estaría en Chile en unos pocos días y luego habría que instalarlo. Bien.

Como habrán de suponer, si han seguido las peripecias de esta historia un tanto estancosa, lo que cabía y cabría hacer por un tiempo más o menos largo es lavar, lavar y preparar las demás piezas recién desarmadas para repararlas y eventualmente imprimarlas para luego volver a colocarlas. Así que de nuevo me pasé un par de horas sacándo óxido y caca pegada la mañana del sábado. La chicharra de freno estaba particularmente inmunda, pero solo era cosa de recordar cómo estaban las chicharras traseras y cómo habían quedado después del amor para que me dieran ganas de seguir raspando y sacando la grasa añeja de las estrías. La misma historia con las tapas interiores de los tambores, oxidadas más que solo un poco y, además, candidatas a desabolladura.




La verdad es que no entiendo esto de tener una máquina fina y extraordinaria y darle como caja sin ningún cuidado ni preocupación hasta prácticamente matarla. Lo que yo estoy haciendo es algo extra-ordinario, se entiende, y que trata de recuperar lo casi fenecido, pero no creo que la mantención periódica y regular de un camión sea una tarea de tal magnitud que te haga perder la plata que puedas ganar con él. Quizás es solo una reflexión al aire porque nunca he tenido una empresa de camiones y quizás las “épocas de chacales” sean parte del devenir de todas ellas en un momento determinado pero… por favor!

Se nota que estoy picado, no? Debe ser este amor por los fierros viejos. Mis excusas.

Como había contado antes, esperaba con los dedos cruzados a que llegaran los repuestos para la reparación de los muñones de dirección desde Alemania, cortesía de otro loco de camiones de expedición todoterreno. Aunque nada hacía prever algo malo, yo estaba preparado para lo peor.

En una de esas cosas de locura se me ocurrió ir a visitar a mi padre a Melipilla a conocer su última casa, construida por él mismo, y a toda costa quería que viera las baterías que se había traído desde donde un conocido para ayudarme con el proyecto. Me había dicho que eran de 75 amperes así que le había agradecido el tiempo, la energía y las intenciones pero no me servían porque necesitaba baterías del doble de potencia para el banco de la Merkabah. Insistió así es que fuimos al garaje y OMG!.. fui gratamente sorprendido por cuatro baterías de 155 amperes, prácticamente nuevas. Las agarré sin más y las cargué arriba del auto de mi padre y le pedí que apenas pudiese las llevara a Santiago. Yo andaba en la moto.

Un par de días después Carmen y yo fuimos a Santiasco por otras razones y aprovechamos de pasarlas a buscar y nos las trajimos a San Felipe. Bien.




Todos estábamos algo preocupados porque nadie sabía hasta entonces cuál era el estado de carga de las baterías, perouna vez en el Taller Eduardo las probó y resultó que estaban a plena carga. Bien. Solo faltaban otras cuatro como aquellas y el banco de baterías de la Merkabah estaría completo. Puestas al lado de las baterías amarillas de 105 amperes las grises parecían gigantes; esa era la razón por la que mi espalda las sintió tan pero tan pesadas. Conocía exactamente las dimensiones y el peso del modelo, pero levantarla con las manos es una cosa totalmente distinta. Hmmm…

pairospam está offline   Responder Con Cita