Ver Mensaje Individual
Antiguo 20-04-2012, 15:10:14   #655
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.050
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome


Hola a todos:

Vuelvo a la pistas para contar lo que han sido estas útlimas semanas en el devenir de este proyecto.

Superado el tema del motor y del agua retomé el trabajo sobre el tercer eje y luego de una ardua batalla logré remover los pulmones de freno. Una vez afuera los desarmé para revisar sus componentes y ver cual era su estado. Por supuesto después de treinta años no estaban en las mejores condiciones y al menos la membrana externa y los pitutitos de goma debían de cambiarse, amén de la necesidad de una limpieza profunda a todo el fierro y a todo el aluminio.

Para poder desarmar la parte trasera que contiene el resorte que aplica los frenos cuando el camión está detenido o se queda sin aire tuve que hacer una base donde apernar el tarro ya que el torque requerido para soltar el perno liberador del resorte era enorme. Uno de ellos se soltó y se pudo girar, pero solo hasta un cierto punto y quedó a medio exponer el émbolo. El otro no se soltó, pegado rabiosamente luego de tantos meses inmóvil, y se llegó a cortar el pasador de la tuerca. Mal.

Para colmo pregunté en varias tiendas si existía el juego de reparación para ese modelo de maxifreno, y ni siquiera aparecía ese modelo particular en el catálogo. Peor.

Pregunté entonces por pulmones de freno nuevos, y en ninguna parte tenían los mismos modelos de la marca original, solo alternativos de diversa procedencia. Incluso el representante oficial solo tenía alternativas, y al precio del representante oficial, claro. Llamé entonces al distribuidor “Plan B”, y me ofreció unos pulmones de origen americano (ecuatoriano?) pero tendría que compararlos física y técnicamente para ver si eran compatibles… y tendría que ver si los escrúpulos daban como para cambiar los tarros originales por otra marca y otro origen, algo que no era fácil de aceptar a estas alturas del partido.

Ya estaba medio aburrido de desarmar cosas y de no tener buenos resultados con la búsqueda de repuestos además de varios días sin meter ruido, así que agarré el taladro y le puse las piezas de cepillos de metal y me puse a limpiar el diferencial aún sin terminar de desarmarlo. Quedó la gran escoba: el polvo levantado, mezcla de mugre, pintura vieja, óxido y quien sabe qué más se apoderó del taller y arruinó el lavado de varios autos que Alejandro había dejado listos para entrega al día siguiente. Ops. No hubo felicitaciones para Pairoa esa vez, pero el diferencial empezó a mostrar de a poco una cara un poco más digna, antes escondida por el polvo de los siglos.

La siguiente oportunidad de trabajo en el taller fue ocupada por la Africa Twin, la que requería de servicio y revisión, y la Merkabah debió de esperar ya que la moto era el único medio de transporte de largo alcance que me quedaba en funciones luego del impasse sufrido por la Terrano.

Había olvidado contar que el maestro Chaleco había llevado hacía un par de días la tapa solicitada para sellar la salida de la PTO de la caja de cambios, la que calzó perfectamente.

Ya hacía rato había estado intentando remover las almohadillas de goma de tope del diferencial pero los pernos y las tuercas estaban tan oxidadas y carcomidas que no había tenido éxito salvo con un solo par; los otros no habían querido salir. Bueno, me bajó la indiada y a fuerza y maña logré sacar la del lado derecho, embebida en el óxido de su soporte. Era necesario sacarla para que no se quemara cuando se hiciera la reparación del estribo. La cosa iba de que estuve varias horas tratando de sacarla y luego dándole con el cincel y el combo sacando el óxido del soporte; una lata.

Una vez terminé con el tope de goma seguí con el taladro y el cepillo metálico y a tirar más polvo al aire, mierda! Y al limpiar y despejar de suciedad el tirante inferior derecho me percaté de que estaba golpeado y abollado al punto de ni siquiera permitir cambiar el silentblock, o sea, muerto. Horror.

Detuve la limpieza y saqué el tirante para examinarlo mejor. Al retirarlo quedó a la vista que la limpieza sería deficiente si no sacaba todo lo removible del diferencial así es que saqué también el tirante del lado izquierdo. Ambos estaban curvados por razones que solo se pueden elucubrar: habrán puesto la gata debajo? El camión habrá quedado colgado de los tirantes sobre sendas rocas? En fin; quién podría adivinar?

Aprovechando un viaje a Santiago por otro asunto pasé a ver si encontraba alguna pieza de interés en la conocida desarmaduría de San Bernardo. Del pobre mixer donante del forro del techo de la Merkabah quedaba muy poco.
Imágenes Adjuntas
          
pairospam está offline   Responder Con Cita