Retroceder   TwistedAndes > Off Topic > Camping Offroad

Camping Offroad Equipamiento, consejos, ideas, y todo lo necesario para acampar en las salidas offroad.

Respuesta
 
Herramientas
Antiguo 16-05-2015, 01:28:19   #1401
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Después de almuerzo llegué al taller directamente a la caja donde guardo los artículos de pintura a preparar el imprimante. Dos manos y media según el fabricante. Cómo cresta se aplican dos manos y media, ah?

Esta vez el imprimante no dio problemas pero torpemente lo derramé un par de veces sobre el banco; un desastre.

Finalmente, al menos tres manos de imprimante fueron rociadas sobre los paquetes. Bien. Limpié la pistola y todos los adminículos y los guardé en su lugar. Luego busqué las manos traseras de los paquetes para continuar con el armado de la suspensión y… adivinen qué… no estaban imprimados. Los limpié y los dejé envueltos y guardados, nada más. No me acordaba.




Era tarde, bueno, quizás no tan tarde pero no tenía ganas de armar todo el cuento de la pintura de nuevo, no a esa hora. Me carga limpiar la pistola!

Aún así seguí con la idea y tomé los bujes nuevos y los pasadores torneados por Verardo, escondidos en un recóndito ángulo del taller. Los bujes eran los que pude conseguir y tenían 12 milímetros de exceso del que había que encargarse ya que no eran para el modelo de la Merkabah. Los marqué y los corté con cuidado y luego los introduje en sus lugares y quedaron de perillas. Nada que ver con el estado de los bujes que salieron al desarmar los paquetes.





La tarde estaba llegando a su fin pero como Carmen aún tenía cosas por hacer en su oficina me dio la locura y agarré el depósito de anticongelante/refrigerante que estaba hace algunas semanas estorbando en el suelo por ahí cerca. Contenía montones de piedrecillas de precipitado del óxido de los siglos así que lo lavé en forma concienzuda. Empecé a despojarlo de a poco de lo que parecía un kilo de varias manos descuidadas de pintura negra de distintos tipos. Mi sorpresa fue grande cuando me di cuenta de que estaba hecho de bronce. Lo quería dejar operativo para poder echar a andar el motor y evitar que sufriese por la inmovilidad prolongada. No logré avanzar mucho y me tuve que ir.



Una vez llegó el momento de poder poner las manos sobre los fierros de nuevo, cosa que cada vez parecía costar más y más, preparé el escenario para pintar. Barrer, sopletear, barrer de nuevo, empapelar, etc. Como me daba lata imprimar solo las manos de los paquetes de resortes, preparé algunas otras piezas a medio terminar y luego las rocié con wasprimer. Eso me llevó toda la tarde.




Cuando volví al taller la idea era de imprimar las piezas listas así es que agarré también el yugo delantero y de nuevo barrí y limpié todo para que hubiese la menor cantidad de polvo posible. Fue un verdadero placer poder aplicar el imprimante al pedazo de fierro que había estado esperando hacía varios meses escondido detrás del banco de trabajo. Alejandro me ayudó a mover los fierros según se requería, y mi espalda aguantó bien los esfuerzos. Imprimé todo hasta vaciar la pistola. Ya todas las piezas estaban listas para poder armar la suspensión, o al menos eso creía yo.




pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 16-05-2015, 01:34:28   #1402
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Pero no. Había olvidado que solo contaba con cinco pulmones de suspensión, cuatro para el bogie y uno de repuesto, así es que encargué otros dos para la suspensión delantera. Llegaron al día siguiente en una cajita. Habían subido de precio más del 50% respecto de cuando había comprado los primeros, y eso me dolió. Bueno… un poco.



Lo siguiente que descubrí es que no tenía suficientes golillas espaciadoras, las que van entre los paquetes y las manos, y que además llevan unas gomitas a modos de retenes de grasa, las que sí tenía. Agarré un par de las golillas e hice una prueba y coloqué una de las manos. La maniobra no resultó muy dificultosa pero no fácil tampoco; no quería usar ningún tipo de lubricante para ayudar en el armado porque eso arruinaría la pintura definitiva más adelante.




Partí donde Verardo y le encargué que fabricara las golillas porque me acordé que no existían en el mercado en los tiempos que me había dedicado a buscarlas, hacía varios meses atrás, y tampoco tuve suerte ahora. Los canallas encargados de la mantención de la Merkabah habían sustituido las golillas originales por otras que no tenían las mismas propiedades ni medidas, como siempre.



Volví de la maestranza y para matar el tiempo seguí limpiando el estanque de refrigerante. Ah… se veía precioso en extremo, como pieza de locomotora antigua. Me dieron ganas de lacarlo y dejarlo tal cual, pero evidentemente no pegaba con los colores de la Merkabah así es que de gris o negro se iba a quedar.



Fui a buscar las golillas ya entrada la tarde, y se me recomendó tratarlas antes de ponerlas, ya que a pesar de haber sido hechas de un acero muy duro no eran tan duras como las originales. Como no era tiempo de experimentos agarré las dos golillas Mercedes que quedaban e intenté seguir con el plan. Alejandro, siempre servicial, me ayudó a correr los paquetes y a ponerlos de modo que pudiera acomodarlos para acoplarlos a las manos.



A pesar de mis esfuerzos y mi paciencia no pude completar la colocación de las golillas y del pasador así que dejé la cosa a medias y me fui a trabajar para ganarme el pan, como todos los viernes por la tarde.

pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 16-05-2015, 13:59:22   #1403
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

El sábado fue de reuniones sociales y familiares. A última hora del domingo, Eduardo y yo salimos a dar una vuelta a los cerros luego de festejar debidamente a las madres en su día. La noche nos encontró cuando ya habíamos pasado las partes peludas de vuelta así que solo hubo diversión, sudor y tierra. Bien. Mi cuñado aparece aquí en un aro, cooperando contra la sequía del valle del Putaendo.



Cuando llegó la tarde del lunes lo primero que hice fue darle una sancochada a las golillas, hasta casi los 500°C, según me recomendó Verardo, y luego las templé en aceite, para no dejarlas muy quebradizas. Con eso se supone que aumentaría un poco su dureza sin perder resistencia. Hmm… ojalá.



Me apoyé con la gata hidráulica y pian piano logré acomodar manos, golillas, gomitas y pasadores hasta que el paquete derecho estuvo listo, de nuevo en su lugar. Se veía muy bien, como todo lo que se renueva. La colocación fue bastante sencilla una vez encontré la técnica adecuada de poner las golillas y las gomas y todo calzó muy bien.





Los verdaderos problemas empezaron cuando traté de repetir la maniobra con el paquete izquierdo. Para empezar, la mano trasera había recibido un golpe y la pestaña estaba levemente deformada. Lo arreglé con lima fina pero de todas maneras las golillas eran demasiado gruesas, dos décimas de milímetro respecto de la original, así que hube de reducirlas a punta de frotarlas contra lija #240 sobre una superficie plana. Una lata y un sufrir de dedos.

Una vez las golillas estuvieron bien hubo que brutear un poco con las gomitas también, manejando milímetro a milímetro los varios kilos de fierro con la gata. La foto no le hace honor a lo que me costó dejarlas en esa posición.



Pero lo peor vino después, siempre al final. Resulta que el paquete estaba ligeramente alabeado y se requería de fuerza lateral para conseguir que calzara con la mano delantera, lo que logré con el uso de la piola de seguridad pero, además, el extremo curvo de la hoja madre no tenía los bordes paralelos y no había caso de meter las golillas. Tuve que maniobrar varias veces y con el esmeril angular, con paciencia y mucho cuidado, logré aplanar el borde de la hoja de manera de dejarla paralela, por cuanto posible, a la mano. Un hueveo madre de casi dos horas.

Logré poner las golillas y pasar la mitad del pasador, pero el alabeo impedía que el pasador siguiera su curso. A esas alturas me dí por vencido y dejé la cosa de nuevo hasta ahí y me fui a mi casa, con el cuerpo adolorido por las posiciones incómodas y el esfuerzo mantenido. Entendí por qué el ojo chino se había formado en la mano original de la Merkabah; las fuerzas de torsión del paquete. Habría que hacer algo para evitar que se produjera de nuevo, pero primero a ver cómo podía poner bien el bendito pasador.




pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 16-05-2015, 14:23:24   #1404
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

A la siguiente sesión me tomé todo con mucha calma pero sin perder tiempo. Solté las tuercas de la mano delantera, tironeé un poco el paquete con la piola, le hice un poco de palanca y Alejandro me ayudó a introducir el pasador muy lentamente y sin que hiciera mayor esfuerzo (yo me agoté, eso sí). Luego volví a apernar y torquear la mano y a continuación instalé los bujes bloqueadores de seguridad en todos los pasadores. Ah… bien.




A mis ojos los paquetes quedaron espectaculares. Un par de fotos y a ordenar, barrer y limpiar todo de nuevo para la siguiente movida: la instalación del yugo delantero.

Me di un par de vueltas pensando en el mejor método para llevarlo desde los soportes hasta debajo del chasis y se me ocurrió que lo mejor era usar las viejas camillas con ruedas. Había aún un par por ahí y a una le quité las ruedas y se las agregué a la otra para que pudiera soportar el peso del yugo. Monté una camilla sobre la otra y fui a pedir ayuda para poder bajar el yugo ya que de ninguna manera iba a poder hacerlo yo solo, pero todo el mundo estaba ocupado así que decidí hacer otras cosas para matar el tiempo mientras se desocupaban.




Recolecté las demás piezas de la suspensión, repartidas en cajas o envueltas y desparramadas en el ático, y recorté el extremo sobresaliente de los pernos centro para que no entraran en conflicto con la montura de las abrazaderas en U.




Al rato, ya cuando me estaba empezando a dar la lata, llegó Alejandro y entre los dos levantamos y depositamos el yugo sobre la improvisada camilla, sin problemas. Rápidamente el yugo estuvo en posición y entonces Eduardo me ayudó a poner los soportes para empezar con el ajuste y la colocación de las abrazaderas.




Ya se había hecho tarde y todos se despedían mientras yo me afanaba tratando de colocar las abrazaderas y las monturas modificadas con los soportes de la barra estabilizadora. No sé si alguno ya se había dado cuenta del cagazo, pero cuando las coloqué lo hice al revés. Soldé los soportes al revés! Esperaba que eso no trajera mayores problemas pero solo lo vería una vez todo estuviese armado y funcionando.

Bueno, sudores más, sudores menos, el lado izquierdo se ajustó perfecto y todo calzó muy bien una vez apreté las tuercas de las abrazaderas en U. Tenía un poco de temor de que no calzara bien al lado derecho debido al alabeo del paquete pero al final también se ajustó muy bien y sin necesidad de mayores maniobras o fuerzas. El eje delantero por fin volvía a ocupar su lugar después de tanto tiempo y la suspensión estaba lista para probarse.



pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 16-05-2015, 14:57:12   #1405
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Sin embargo, una duda me asaltaba desde que ajusté la primera abrazadera: sería suficientemente estable así como había quedado? El perno centro no estaría allí para impedir que una caída violenta a un hoyo o un golpe importante lateral no arrancara la abrazadera o se desplazara el bloque espaciador hacia los lados. Maldición! Al verlo puesto se hacía mucho más evidente. Eduardo volvió a buscar algunas cosas al taller y me hizo un comentario en el mismo sentido, justo cuando esa duda me carcomía por dentro, y se fue, dejándome que me carcomiera solito.



Ordené las herramientas, limpié todo y contemplé un momento en solitario el esqueleto del viejo camión, que rabiosamente se negaba a ser vuelto a armar al lote, no importaba cuánto tiempo le tomase. A la vez siguiente tendría que desarmar de nuevo e inventar un sistema para bloquear eficientemente el suple y estabilizar el eje a toda prueba, o al menos en forma mucho más segura.



Y con este pensamiento me fui a acostar, ya entrada la noche.

Pasó un día completo antes de poder volver al taller, y cuando lo hice me fui derecho a soltar el yugo delantero. No había torqueado las abrazaderas así que no fue gran trabajo, pero igual fue una lata. Además, cuidando de no dañar mucho la pintura de las piezas pintadas y de no manchar mucho las que estaban imprimadas. Un hueveo.



El equipo creativo se había ya puesto en marcha y había ideado el modo de bloquear el suple a la hoja basal del paquete. Le soldaría a éstas últimas las cabezas de los pernos centro o algo similar por debajo para anclarlas al yugo, y le soldaría un bloque ajustado de acero por encima para calzar el suple e impedir su desplazamiento lateral.

Unos trozos de hoja de resorte desechada fueron la materia prima de los bloques de ajuste, el perno centro original y uno de los pasadores antiguos de los paquetes sirvieron de base para obtener las cabezas de anclaje al yugo.




Chispas por aquí y por allá y el olor a chamuscado de mi pechera de cuero inundaron el taller por algunas horas de la tarde, y luego de varias pruebas y ajustes preparé las bases y las nuevas piezas para que se convirtieran en una sola pieza que no se moviera más de su lugar, si era posible.

Quizás era solo un esfuerzo inútil ya que, como dije antes, algunos ni siquiera le ponen guías a los bloques de ajuste o de levantamiento de los paquetes. Pero como dicen por allí: mejor seguro que arrepentido.

Soldé las diferentes piezas poniendo atención al correcto posicionamiento de las mismas, y luego de dejarlas enfriar un poco las rocié con imprimante. Me dio lata aplicar washprimer primero y luego el imprimante así que el trámite fue algo más corto.




Casi a la hora de tener que partir al trabajo pude recién manipular las piezas, aún calientes, y volver a colocar el yugo en su lugar. Los calzos quedaron muy bien y muy ligeramente holgados, como era la idea original. Me gustó mucho mál cómo quedaron puestos los paquetes usando los calzos. Ahora sí que iba a ser muy duro desplazar los suples respecto del eje. Por fin me sentí tranquilo y le di un buen apretón a las tuercas de las abarazaderas. Esperaba no tener que soltar nada de nuevo y tener desandar los pasos ya recorridos.

Lo último que hice fue lavar la pistola, solo por si acaso la Merkabah necesitaba algunos retoques además de los que aproveché de darle mientras esperaba que se secara lo suficiente como para manipular las piezas.

Fueron unas cuantas horas de trabajo provechosas. La Merkabah estaba entrando en la siguiente fase del proyecto: el armado del tren de tracción delantero… o algo así. En fin…

pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 17-05-2015, 06:23:30   #1406
saggcl
Senior Member
Top 1000
 
Avatar de saggcl
 
Fecha de Ingreso: Oct 2007
Ubicación: Santiago
Edad: 43
Mensajes: 3.310
Contactar a saggcl a través de Yahoo
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Hola

Muy interesante como siempre el avance de tu proyecto

Donde adquiriste las herramientas Wurth? Una vez quise comprar pero vendían solo a distribuidores y no encontré ninguno con lo que buscaba.

Exito
saggcl está offline   Responder Con Cita
Antiguo 17-05-2015, 17:59:40   #1407
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.051
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Hola saggcl:

Herr Würth aparece todos los meses a tratar de vender alguna novedad en el taller. Es un buen tipo, y si quieres algo especial me lo cuentas por MP y te cuento qué me dice.

Gracias por las buenas ondas.


Pairoa
pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 18-05-2015, 09:55:15   #1408
PILSENMAN
Member
Top 500
 
Fecha de Ingreso: Jun 2005
Ubicación: Los Andes
Edad: 40
Mensajes: 877
Contactar con PILSENMAN a través de MSN
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Se ven buenos avances, felicidades!!

Saludos
PILSENMAN está offline   Responder Con Cita
Antiguo 18-05-2015, 19:34:18   #1409
saggcl
Senior Member
Top 1000
 
Avatar de saggcl
 
Fecha de Ingreso: Oct 2007
Ubicación: Santiago
Edad: 43
Mensajes: 3.310
Contactar a saggcl a través de Yahoo
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Cita:
Empezado por pairospam Ver Mensaje
Hola saggcl:

Herr Würth aparece todos los meses a tratar de vender alguna novedad en el taller. Es un buen tipo, y si quieres algo especial me lo cuentas por MP y te cuento qué me dice.

Gracias por las buenas ondas.


Pairoa
Ok

Gracias

Sergio Gallardo
saggcl está offline   Responder Con Cita
Antiguo 18-05-2015, 19:42:53   #1410
unimog-s
Member
Top 500
 
Fecha de Ingreso: Aug 2010
Ubicación: Peñalolen
Edad: 40
Mensajes: 989
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Cita:
Empezado por saggcl Ver Mensaje
Ok

Gracias

Sergio Gallardo
si quieren buenas ofertas de herramienta Wurth, tienen que esperar la venta de "garage" que en el fondo son saldos y sobre stock (ellos no dicen que es por eso, obvio) hacen excelentes descuentos, en algunos caso hasta un 70% de descuento, en otro solo un 10% o un 20%, lo hacen, por desgrecia, una ves al año.

saludos.
unimog-s está offline   Responder Con Cita
Respuesta

Compartir en Redes Sociales

Herramientas

Normas de Publicación
Tu no puedes publicar nuevos temas
Tu no puedes publicar respuestas
Tu no puedes adjuntar archivos
Tu no puedes editar tus posts

Codigo BB is habilitado
Las caritas están habilitado
Código [IMG] está habilitado
Código HTML está deshabilitado

Saltar a Foro


La franja horaria es GMT -3. Ahora son las 08:32:33.


Powered by: vBulletin, Versión 3.8.11
Derechos de Autor ©2000 - 2021, Jelsoft Enterprises Ltd.
Copyright Twisted Andes. Todos los derechos reservados.