Retroceder   TwistedAndes > Off Topic > Camping Offroad

Camping Offroad Equipamiento, consejos, ideas, y todo lo necesario para acampar en las salidas offroad.

Respuesta
 
Herramientas
Antiguo 13-05-2017, 12:43:45   #1611
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

En un momento dado, cabreado de trabajar hacia arriba, me cambié y empecé a limpiar por arriba el piso del lado del pasajero, donde encontré pequeñas perforaciones causadas por la corrosión. Pequeñas, pero que requerían igual de parches adecuados así que… más trabajo de soldadura por venir.



Edie, por su parte, hizo retoques finos que requerirían que la masilla ceniza se secara antes de poder lijar y aplicar el imprimante por última vez. Pero ya era hora de irse así que ordené y limpié un poco y nos fuimos.



No estaba muy a gusto con el sonido de la Yamaha así que cambié el resonador escape que traía por el original, incluido en la transacción. El living de la casa le dio la bienvenida a la Super Teneré, acostumbrada a tener la Africa Twin y la WR 450 como huéspedes habituales. Luego del cambio la cosa sonaba mucho mejor, sin perturbar el viaje ni a los vecinos, lo que me pareció bastante más civilizado.




Después de unos cuantos esfuerzos durante la semana la cabina estuvo lista para unas cuantas manos de imprimante. Sabía que sería duro ya que gatear de espaldas bajo la cabina tratando de hacer que la pistola de gravedad funcionara y pintara adecuadamente hacia arriba no era nada fácil. Al cabo de un buen rato, extenuado, terminé la tarea, saqué unas cuantas fotos y me fui a trabajar en serio.




Nos juntamos temprano Edie y yo al siguiente sábado y nos pusimos a trabajar en seguida. Ambos queríamos avanzar para poder de una vez pintar la bendita cabina, pero luego nos fuimos dando cuenta que los detalles aún eran muchos como para poder pensar en terminar muy luego.

Mientras el ecuatoriano hacía su pega en los detalles que incluían algunos defectos que inicialmente no iban a ser reparados por ir en partes ocultas del frontal del camión, detrás de la parrilla, agarré otro tubo de Sikaflex y le empecé a echar silicona de vuelta a todos aquellos lugares donde tanto me había costado sacarla en las semanas previas.

Edie lijó con agua el imprimante para tener una superficie muy lisa para la pintura, pero tenía que limpiar luego de eso. En algunas partes el metal se asomaba y había que imprimar de nuevo, esperar a que se secara y luego lijar. Un culo de nunca acabar.


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 12:50:24   #1612
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Usé un montón de silicona, y el gatillo de la pistola era tan duro que las manos me dolían mucho, un poco más que el cuello y la cintura, pero la cosa quedó más o menos bien al final. Era increíble la cantidad de lugares y rincones donde tenía silicona la cosa esta.




Cuando terminé con el asunto del sellado con la silicona me fui derecho a la imprimación. Preparé un montón de imprimante catalizado pensando que iba a ser más que suficiente. Edie sonrió ante esa idea.

Luego de un par de horas -y de un poco más de imprimante- la cabina, al fin, quedó completamente imprimada. Era acaso lo último que se tendría que hacer antes de pintar? No señor; antes había que aplicar la cubierta antigravilla nueva. Pero era, de cualquier modo, un gran paso, y se veía bastante bien a la luz de los últimos rayos de sol de la tarde.






Esperando a que yo terminara con la imprimación, Edie tomó la pieza frontal larga y empezó con la lata de la limpieza y descubrió a poco andar que no era el primero en andar por allí cuando empezaron a aparecer varia capas de pintura e incluso masilla. Pensé que estaba solo un poco oxidada pero había sido reparada, quién sabe cuántas veces antes. Ambos esperábamos que esta fuese la definitiva.

Cuando terminé con mi parte cambiamos y él siguió con el lijado de la cabina y yo con la preparación de la pieza. También lijé un montón para sacar el óxido, lo que era bastante duro, claro que hacerlo de pie era mucho mejor que estar haciéndolo contorsionándome bajo la cabina. Gran diferencia.

Como sea, poco tiempo después llegó la hora de irse y nos despedimos Edie y yo y me las emplumé a casa, no medio sino completamente destruido… pero contento.

pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 12:56:42   #1613
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Queríamos pintar la cabina lo antes posible, a toda costa pero… el terrible “pero”, había olvidado cerrar los hoyos de las ventanas traseras. Ops. Fui de un salto a la maestranza de mi amigo Verardo y rescaté de la pila de fierros desechados un par de planchas de chapa de acero del espesor adecuado y recorté dos piezas ad hoc para clausurar los espacios que alguna vez pensé en preservar para ventanas más pequeñas.




Desafortunadamente no tuve mucho más tiempo para trabajar en esos días así que apenas pisé el taller, preocupado del trabajo y de la vida reales.

El sábado por la mañana era otra cosa así que nos juntamos Edie y yo de nuevo, tempranito, para ver si podíamos progresar otro poco. Bujía y Dakar se daban ya un festín con los almohadones. Carmen no iba a estar muy contenta.



Edie siguió con la pieza frontal y yo enmascaré la cabina para que el recubrimiento antigravilla no salpicara el resto de las superficies. Cuando terminé apliqué esta cosa a base de agua en muchas, muchas manos, a la cara inferior de la cabina, peleando, de nuevo y no por la última vez, con posiciones incómodas, hombros y cuello adoloridos y con el calor de los últimos días cálidos de la estación.



El resultado final no fue de los más brillantes pero quedó suficientemente aceptable. Quizá debí esperar un poco más entre mano y mano, pero no estaba tan mal.




Hicimos algunos otros pequeños avances pero nada muy relevante y alcanzamos a cubrir con washprimer las tapas de las ventanas y la pieza frontal. Edie descubrió un par de mini perforaciones en la chapa debidas al óxido así que tendrían que repararse antes de ir a la imprimación y al trabajo de la masilla. Hmm…


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:04:25   #1614
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Esa tarde fuimos a dar una vuelta con Eduardo y su mujer en moto y terminamos en un conocido hotel en las colinas cercanas a San Felipe y disfrutamos de un pequeño tour por las instalaciones y de un café despidiendo al sol de tarde. Fue un muy buen final del día, pero estaba agotado, para variar.




Las siguientes semanas tampoco tuve mucho tiempo para avanzar en el proyecto, ni siquiera los sábados. Tuve por fuerza que hacerle el servicio a la Super Teneré, y me tenía nervioso el ruido del motor que, comparado con la Africa Twin, parecía tener un par de tuercas sueltas dentro de la caja de cambios. La lavé bien primero, como nunca había lavado una moto antes y como recomienda enérgicamente el manual, y me la llevé al taller. Los mecánicos no podían creer que ya la hubiese destripado con tan pocos kilómetros recorridos. Es mi naturaleza! – repliqué, entre riendo y llorando. Fíjense en la terminación del trabajo de conexión de la bocina y de los neblineros: un asco.




Cambié todo lo que había que cambiar, revisé lo que había que revisar, ajusté lo que había que ajustar. Afortunadamente, antes de entrar a picar en serio, llamé a un buen amigo, usuario antiguo de este modelo y le conté de mi aprehensión. No toques el motor, Pairoa! Suena como un demonio pero nunca te va a dejar botado. Ponle el aceite recomendado y no otro y dale como caja! Okay, dije. Rearmé la moto y me fui a dar una vuelta, pata a la tabla, incluso con unos buenos kilómetros de tierra.

La moto no se rompió, como prometido, y, más encima, llegó de vuelta más suavecita y con una respuesta más precisa al acelerador. Sobrevivió a la prueba de la blancura, y yo me quedé contento y tranquilo. Bien.



Y llegó el momento de llevar más ayuda a la gente afectada por los incendios del sur. Había algunas localidades rurales muy pobres que no habían recibido ayuda alguna cuando aún la cosa era noticia, y ahora estaban realmente en problemas pues la tierra no tenía pasto y las lluvias estaban erosionando el terreno. Un desastre para los pobres animales. Así las cosas, nos organizamos de nuevo, juntamos las lucas con los conocidos y amigos y familiares y partimos con otro camión lleno de fardos de pasto. Esta vez Eduardo, el gestor de la idea, no pudo ir.

Arrendamos el camión ya que a estas alturas nadie quería prestar uno, compramos los fardos – más caros también- y nos fuimos a un lugar cerca de Hualañé, entre las localidades desde las cuales venían las personas a retirar el número de fardos que se habían asignado con anterioridad según sus necesidades.




Algunas de sus historias eran muy duras y era difícil no sentir que algo se te quebraba cuando te dabas cuenta de lo mal que lo estaban pasando algunos. Acompañamos a una familia con su carga de forraje –que por poco y no parte su camioneta- hasta su propiedad y contemplamos, y sentimos, la dura combinación de pobreza y de cerros quemados.



pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:09:02   #1615
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Muy triste… de verdad, pero estaban tan agradecidos por la ayuda, y nosotros agradecidos también de que nos dejaran ayudar, que aguantamos y no nos quebramos. Pero estuvimos cerca.

No quedó nada, y el camión estaba limpiecito después de que el último fardo se descargó y quedó a un lado para ulterior distribución. El chofer partió temprano a cumplir con otro compromiso y nosotros nos quedamos un rato más y compartimos un vaso de chicha local con la gente. Carmen, Alejandro y Luis Hernán, un primo de Carmen, recibimos además unos kilitos de frambuesas gigantes cultivadas por esos lares y nos despedimos. Algunos apretones de manos y abrazos eran para romper los huesos.




Luis Hernán volvió a Santiago y nosotros tres nos fuimos más al poniente, hacia la costa, a Iloca. Estabamos muy concientes de que nuestro aoporte no duraría mucho, pero al monos habíamos hecho lo que más podíamos. Comimos un par de pastelitos en un conocido restaurant ya que la cocina a esas alturas estaba más que cerrada y contemplamos el atardecer, con el corazón y el alma conmovidos por los eventos y la carga emocional del día. Volvimos apenas unos cuantos minutos antes de la medianoche a San Felipe, cansados pero felices.



Al día siguiente Carmen y yo fuimos a almorzar fuera y luego dimos un paseo para aprovechar lo magnífico de la tarde. Fuimos a la cuesta Chacabuco, y desde allí contemplamos el paisaje y, hacia el sur, la lejana mancha gris de humo y smog que era Santiago.



En un momento dado Eduardo tenía que ir en moto a auxiliar a un amigo que estaba en problemas con su auto en San Fernando y me ofrecí al instante a acompañarlo. Carmen se acopló a los pocos segundos y una de las hijas de Eduardo completó el cuadro. Era fin de semana largo así que había un poco de tráfico pero nos las arreglamos para llegar allí sin problemas y rápido. Eduardo resolvió el problema en cuestión de pocos minutos, como siempre, dimos una vuelta de reconocimiento al lugar, camino a las Termas del Flaco, y volvimos a casa antes de que se hiciera tarde pasando por el Pronto Copec a comer opíparamente. Fue un buen paseo.


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:14:17   #1616
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Aprovechando la onda, y la falta de tiempo para poder trabajar tranquilamente en la Merkabah, agarré la WR450 y me la llevé al taller para hacerle el servicio. No tenía muchos kilómetros tampoco pero le limpié, cambié y ajusté todo. Tenía ganas de usarla mucho esta temporada así que la quería en buenas condiciones.



Estaba un poco cabreado por no poder avanzar mucho en el proyecto y para combatir esa sensación no hallé nada mejor que subir al techo a contemplar la puesta de sol durante mi turno. El espectáculo valía la pena pero sin querer me apoyé en un nido de avispas en una cornisa y, furibundas, salieron a protestar por el descuido. Una de ellas me dio un par de aguijonazos muy dolorosos para cerciorarse de que hubiese entendido el mensaje. Por supuesto acusé recibo y las dejé tranquilas y me quedé viendo el sol despedirse entre arreboles, sobándome los brazos, a unos cuantos metros de ellas.



En un rato que tuve libre durante la semana terminé de limpiar el calefactor y reemplacé las tiras de espuma que ya estaban reducidas a su mínima expresión. Luego envolví la cosa en plástico y la dejé por allí encima a esperar a poder instalarla.



Pequeñas cosas, una a la vez, como limpiar los pernos y tuercas del sistema de pivote frontal de la cabina, era lo que podía hacer. Habrían de ser reutilizados, fiel al principio de reciclaje del proyecto. Luego de un par de horas me tuve que ir, para variar.



Como se acercaba el momento de reinstalar la cabina, o por ahí, tomé la caja donde guardaba las piezas del conjunto de bloqueo y suspensión trasera de la cabina desde el principio de los tiempos. Las fierros estaban muy oxidados así que me enconjí de hombros, respiré profundo y me di a la pega de limpiarlos con una sonrisa en la cara.



A los primeros toques del cepillo metalico nubes de polvo de óxido se elevaron al aire del taller, volutas lentas y flojas en la tarde sin viento de San Felipe.



Seguí con el cepillo metálico de pedestal pero el resultado no me convenció mucho. Okay! –dije, resignado. Agarré el esmeril angular, encerrado en su caja hacía un par de meses, lo desarmé por la enésima vez, saqué los gastados carbones y salí a comprar unos nuevos. Volví, los instalé y terminé el trabajo como se debía. Sí… tenía flojera… y qué!


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:20:58   #1617
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Quería pintar la parte de debajo de la cabina, eso siquiera, así que había enmascarado aún mejor todo para no pasarme, pero Edie me advirtió que si pasaba mucho tiempo el pegote de la cinta de enmascarar se iba a pegar en serio y después iba a ser difícil sacarlo. Hmm… Al final lo saqué todo, me encojí de hombros de nuevo y me tomé una taza de té, la primera del año, ofrecida tiernamente por mi mujer.



Semana por medio tenía que ir a Santiasco, afortunadamente no a las horas de punta lo que hacía los viajes menos estresantes. Incluso la costanera no se veía nada mal, si podías llegar allí sin ser chocado, imprecado, tirado a un lado o ninguneado por algún que otro santiaguino histérico al volante. Aproveché uno de los viajes y me hice con un juguete que me habían mostrado hacía unas semanas en una junta de curso: un dron. Era muy fácil de volar, mucho más fácil que mi casi inmanejable helicóptero a RC, y las prestaciones eran más que suficientes para un amateur como el suscrito.




Bueno… y salimos de nuevo en las noticias por un supuesto “enjambre de temblores”. No sé quien es el brillante que le pone ese nombre a un lote de temblores pero creo que merece conocer a mis amigas avispas para entender que las cosas no deben de confundirse. En fin, la cosa es que por mucho que me guste que tiemble, si la cosa de verdad se ponía peluda no quería que la Merkabah se saliera de los pedestales así que le puse una rueda a cada eje para que tuviese mayor estabilidad. Solo por si acaso. Nunca se sabe…




Y llegó un nuevo sábado en que sí pude trabajar así que, luego de sacar una ambulancia de por medio que estorbaba, Edie y yo le metimos de nuevo mano a la cabina para pintarla, según nuestros planes, para el final del día. Primero había que cerrar los marcos de las ventanas así que eso fue lo primero a lo que me dediqué. Fijé momentáneamente la tapa, tranquilamente agarré la soldadora MIG y la acerqué a la cabina, conecté la pinza de tierra, conecté la corriente, me puse el casco, encendí la máquina, regulé amperaje y velocidad del electrodo, tomé la pistola y, al primer pinchazo, me di cuenta que se había acabado el gas. Plop.



Llamé a los tipos del gas pero como era fin de semana largo también no me pescaron ni en bajada. No era el momento de ponerse quisquilloso así que le di no más y pinché la tapa a los bordes del marco de las ventanas lo mejor que pude.

Hubo más humo y ruido que habitualmente y quedó un poco manchado, pero las tapas quedaron firmemente adheridas, limpié todo y esmerilé las soldaduras. Edie roció después el trabajo con un par de manos de washprimer e imprimante, por dentro y por fuera.


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:27:04   #1618
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

No me gustó, sin embargo, cómo había quedado la cara externa ya que al quemarse el washprimer y el imprimante había quedado un lote de cráteres que no se veían bien, al menos según mi punto de vista. Edie gruñó un poco pero después preparó y aplicó generosamente un tanto de masilla sobre los defectos. Nos pasamos un buen rato después de que la masilla se secó rebajando y lijando. Una lata.




Mientras se secaba la masilla por fuera yo aproveché además de aplicar Sikaflex para cerrar el aspecto interior del cierre. Compré un tubo de silicona negro, sin querer, y como que no me gustó mucho al principio, pero… como siempre, luego de un poco de imprimante quién se fija.



Edie aplicó a su vez otro poco de imprimante por afuera y así, al fin, quedó listo para ponerle silicona también una vez se secara.

Quedaba apenas una hora para terminar, muy poco según yo, pero Edie me animó a que pintara la parte inferior de la cabina. Asentí de buena gana y mientras él preparaba los jugos yo preparé y acolché lo mejor posible el carrito y el suelo para poder pintar, de nuevo, hacia arriba.

Mis cálculos se equivocaron por casi 20 cc en cuanto a la cantidad de pintura necesaria, casi nada. En realidad alcancé a cubrir todo pero se me acabó la pintura en la tercera mano justo debajo de los pies del chofer. Por supuesto, terminaría de aplicar la pintura cuando pintáramos el resto de la cabina.

Se veía bastante bien, oh sí, y gracias a la ayuda de Edie con la manguera, con la luz, con la preparación de la pintura y el rellene de la pistola pude terminar dentro de la hora que teníamos para trabajar. Esta vez Edie también tocó de limpiar la pistola, ya saben, y yo me dediqué a ordenar y a dejar la cabina en su lugar y volver a poner la ambulancia donde estaba originalmente. Era como si nada hubiese sucedido aunque las tapas de las ventanas delataban al conocedor que algo importante estaba pasando y que la tan ansiada pintura de la cabina completa estaba ad portas. Bien.





pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:33:46   #1619
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

A la mañana siguiente estaba despierto y en pie antes de que los perros empezaran a golpear la ventana para la obligada corrida dominical. Las alamedas estaban teñidas de amarillo y ocre y cientos de hojas tapizaban ya los bordes del camino. Los viñedos empezaban a tomar los colores otoñales lo que resultaba muy placentero a la vista. Me encanta el otoño, en realidad.



Carmen y yo fuimos al campo con tres de los perros a volar el dron por primera vez desde que lo había comprado. Un potrero donde los viejos duraznos habían sido arrancados para reemplazarlos por plantas más nuevas era un lugar adecuado, aunque me daba un poco de lata por los árboles. La vida es dura… para todos.

En fin, muy luego descubrí que los drones y los perros no van muy bien juntos. Después de limpiar el barro de la cámara del dron, lanzado sin querer por Deva, mi pastora alemana, guardé el juguetito en su bolso y nos dedicamos a disfrutar y jugar con los perros el resto de la tarde.



Durante la semana me dediqué, cuando fue posible, a recolectar piezas próximas a utilizar, como los bloques de apoyo de las hojas de resorte de la suspensión delantera de la cabina. No tenía idea de su paradero pero al final las pillé, para variar, en una caja en la base de una pila de cajas cubiertas de polvo y pelos de perro. También terminé de preparar los elementos de sujeción y suspensión trasera de la cabina y los dejé listos para darles una mano de washprimer y luego de imprimante.




En esto se me fue la semana completa y llegó de nuevo el sábado. Edie estaba loco de ganas de terminar con el cuento de la pintura de una buena vez, pero el día no nos acompañaba ya que hacía un frío caballo y la humedad era alta. Estaba pronosticada lluvia a partir del mediodía así que la cosa se veía venir negra.

Lo primero que hice fue terminar de sellar con Sikaflex 221 el cierre de las ventanas traseras mientras Edie armaba sus planes. Empezamos luego a repasar con lija fina toda la superficie de la cabina para emparejar el imprimante y sacar todas las impurezas y mugres que se habían pegado al mismo durante el proceso de secado que, en las condiciones de trabajo del taller, eran considerables.

Lijando con mucho cuidado para no afinar demasiado el imprimante le dimos la vuelta a la cabina completa, Edie trabajando por dentro y yo por fuera, lógicamente ya que él, si quiere, se puede poner de pie adentro y queda bien.




Cerca del mediodía la cosa se anduvo entibiando levemente así que nos atrevimos a pintar el interior de la cabina, para el que no era demasiado crítica una terminación tan fina. Edie se tapó hasta los ojos y se puso manos a la obra. Al empezar hubo un momento de tensión, propia del importante paso que estábamos dando. Quedaría bien o hacía demasiado frío, o mucha humedad?


pairospam está offline   Responder Con Cita
Antiguo 13-05-2017, 13:39:13   #1620
pairospam
Senior Member
Top 1000
 
Fecha de Ingreso: Sep 2009
Ubicación: San Felipe
Mensajes: 1.049
Predeterminado Re: Merkabah: de tolva a motorhome

Conforme el pequeño gran ecuatoriano procedía con el rociado de la pintura la tensión se iba disipando, y el hecho de ver cómo el color cubría el interior de la cabina con su brillo característico le iba dando un tono menos serio al trabajo. Cuando terminó con el interior desde adentro yo repasé desde afuera los ángulos y porciones que Edie no alcanzaba. El color arenizco lucía muy bien aunque tenía ese tonito tirado a rosado que iba a ir desapareciendo con el secarse de la pintura.

El sol apareció por entre las nubes y aprovechamos de exponer a sus rayos la cabina para que la chapa tomase temperatura y así poder mejorar las condiciones de acabado.



En el intertanto yo agarré la pistola y rocié las piezas ya preparadas con unas buenas manos de wasprimer mientras Edie se entretenía sacando los últimos detalles del techo que tanto trabajo le había costado preparar.




Bujía, a su vez, se limitaba a tomar el sol y a observar cuanto hacíamos sin mayor interés. El chasis, a medio terminar, a medio cubrir y a medio calzar, le hacía compañía en espera del megaterremoto que nunca llegó.



El sol porfió y se quedó brillando en el cielo así que al poco rato la pintura del interior estaba dura y seca, tanto que nos animamos y Edie se subió a la cabina sobre unos troncos y, asomado por la escotilla, le dio la primera mano de pintura al techo. Luego seguí yo por los costados, el frente y la parte trasera siguiendo las directrices del experto respecto de la cantidad de pasadas, de la presión y del ángulo del abanico.

Aunque no estaba ni por asomo terminado el acabado ya la cosa se veía fenomenal. Por fin se estaba pintando la cabina! Era todo un acontecimiento del que participaron también Eduardo mi cuñado, y Jaime, el vecino de taller como espectadores, críticos y alentadores.



Al cabo de un rato y de preparar un poco más de pintura le dimos la segunda mano siguiendo el mismo patrón, preocupándonos particularmente del acabado esta vez. Al principio, la porción que iba a quedar detrás de la parrilla frontal iba a ser pintada de color negro, pero como la pintura era suficiente le di unas buenas pasadas de pintura de terminación. Como igual tenía que hacer algunos agujeros para pasar las mangueras y cañerías del aire acondicionado la pintura negra vendría cuando el trabajo estuviese completo.



Las fotos a pleno sol de la tarde le dan un aspecto mucho más marrón a la pintura pero, créanme, a la sombra el sensor no se engaña tanto y se parece un poco más al color real. Me dio lata manipular la foto en el computador así que la subí tal cual. Se veía taaaan bien…


pairospam está offline   Responder Con Cita
Respuesta

Compartir en Redes Sociales

Herramientas

Normas de Publicación
Tu no puedes publicar nuevos temas
Tu no puedes publicar respuestas
Tu no puedes adjuntar archivos
Tu no puedes editar tus posts

Codigo BB is habilitado
Las caritas están habilitado
Código [IMG] está habilitado
Código HTML está deshabilitado

Saltar a Foro


La franja horaria es GMT -3. Ahora son las 03:28:27.


Powered by: vBulletin, Versión 3.8.2
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
Copyright Twisted Andes. Todos los derechos reservados.